Sobre las Leyes Naturales 1998

Centro Cultural Recoleta

 

Centro Cultural Recoleta

«Sobre las LEYES NATURALES»

Auspicio e Interés Cultural de la Secretaría de Cultura de la Presidencia de la Nación
Auspicio Prodaltec S.A. Prodima Alta Tecnología
Auspicio IUNA, Instituto Universitario Nacional de Arte, Buenos Aires.

El hombre no ha podido trascender las «Leyes naturales», que les son hostiles. Por eso, creó sus propias leyes -artificiales?- pretendiendo democracia y justicia, pero es difícil si ésto no lo ha logrado ni en sus propios ni más intimos desafíos. (A.C)

Esta muestra propuso imágenes impresas y 2 videos: Original Perdido de 1997  y Sobre las leyes naturales 1998.  Este último consta de 8 segmentos y puede leerse en los separadores:

Los que por no adherir devienen mentalmente incapaces

Las especies seleccionadas natural y artificialmente

Débil para someterse

Poder para trascender

Competir

para matar para ganar para sobrevivir

Sobrevivir sinsentido

Ritos para perpetuar

 

 

Museo Prov. B.A. E. Caraffa-Córdoba

prólogo del catalogo. Lic. Rodrigo Alonso

ver show Video arte digital- Imagenes impresas

Muestra itinerante y actividades paralelas: Julio 1998: Museo Provincial de Bellas Artes «Emilio Caraffa», Córdoba- Video Conferencia Casa 13 , Paseo de las artes. Presenta Lila Pagola / Agosto 1998: Centro Cultural Rougés – Fundación Lillo , Tucumán. Mesa redonda con artistas, organiza Centro Cultural Rougés. Participan: N. Radusky, Sectretaria de Posgrado Universidad de Tucumán, Ana Claudia García, Alejandro Gómez Tolosa, Marisa Rossini, entre otros./ Noviembre 1998 : Centro Cultural Recoleta , Sala Fondo Nacional de las Artes. Buenos Aires. Seminario IUNA que se suspende por conflictos universitarios.

 

Centro Cultural Rougés- Fund. Lillo Tucumán

Videos exhibidos

Original Perdido 1997

Sobre las leyes Naturales 1998

Extracto del prólogo por Rodrigo Alonso: …»Cáceres habla de cuerpos y de máquinas, señala un contexto específico. Alrededor de sus edificios circulares, de sus panópticos derruidos, se agrupan seres escrupulosamente disciplinados, distribuídos en estratos y órdenes extremadamente complejos. Los cuerpos (sus rastros) son la contrapartida de una tecnología incorpórea. Pero al mismo tiempo son su sustento, las superficies que guardan las marcas de las contínuas reescrituras técnicas, palimpsestos que exhiben la frecuentación erosiva del algoritmo.
En el extremo opuesto a la máquina, Cáceres dirige su mirada hacia la naturaleza. En su serie de las Leyes Naturales -una acumulación abierta de videos digitales- las categorías del animal son también puestas en cuestión ¿Acaso una sociedad dividida entre fuertes y débiles sea la única alternativa a la sociedad disciplinaria?
La respuesta no parece necesaria, porque la pregunta, al igual que la serie de videos -pero también la serie gráfica y su instalación- está abierta. Cáceres evita lo definitivo, lo determinante, lo conclusivo. El uso de estructuras modulares, la tendencia a presentar las etapas inconclusas de una obra siempre «in progress», señala que no existe, en su obra -pero también en la realidad o la naturaleza- algo absolutamente necesario. Las figuras nombran su existencia mutante; los módulos, su pertenencia a un universo en circulación, redefinido y reconfigurado en sucesivos desplazamientos y cambios de perspectivas.
Aún en su naturaleza migrante, esos fragmentos forman parte de un circuito; un circuito que, curiosamente, se origina en la memoria -aunque sea la memoria del ordenador. Cada imagen guarda las marcas de su pasado en capas latentes, a la manera de los estratos geológicos en los que Freud imaginara a acumulación arqueológica de la memoria de la especie.
Porque en definitiva, no hay que olvidar que esta tecnología que hoy presentimos amenazante, no tiene otro destino que formar parte de esa memoria. Como producto del hombre, la tecnología es una pieza del rompecabezas en el que se inscribe con insistencia la historia de la humanidad.
El diálogo con la tecnología no es sino un diálogo del hombre consigo mismo. Y al incorporar al arte, la historia y la filosofía a la discusión, Anahi Cáceres no hace otra cosa que sumar su voz al concierto polifónico en el que se expresan las espectativas de una nueva naturaleza. »

Extracto de revista Papel & Estampa, por Alicia Candiani 1998

«Hace ya tiempo que el trabajo de Anahí Cáceres se caracteriza por una investigación visual/conceptual sistemática y la voluntad de romper los límites asignados a las disciplinas tradicionales y, muy especialmente, al campo de la gráfica. Anahí es ante todo una artista que permanentemente nos está aportando una mirada «otra» y que no duda en recurrir a un medio, transformarlo o hibridizarlo cuando su obra así se lo requiere. Por este camino ha recorrido la pintura, las instalaciones, el video art, los objetos escultóricos con papel hecho a mano, el grabado y la gráfica alternativa para, últimamente, seguir desarrollando sus búsquedas asistida por los medios electrónicos.

Esto se comprueba una vez más en «Sobre las leyes naturales», exposición individual itinerante que Cáceres exhibió durante 1998. En ella muestra imágenes digitales gigantes, plotteadas sobre lienzo, y videos que resumen el resultado de tres años de investigación en estos nuevos media, realizando una reflexión conceptual acerca de la sobrevivencia/ convivencia de la especie humana y los posibles cambios quer el desarrollo de la tecnología ha producido en la misma.

… «Sobre las leyes naturales» es un feliz ejemplo del trabajo de una artista que, investigando en los medios electrónicos y en las relaciones multimediales, nos enfrenta a otra forma de articular posibles perspectivas para el discurso de la gráfica en el próximo milenio.» ver toda la nota

texto del video «Sobre las leyes naturales»

 

 

texto «los debiles» del video Sobre las Leyes Naturales

 

 

texto «Fuertes» del video Sobre las Leyes Naturales